Un error de Marcelo Ojeda fue la llave que encontró Tigre para vencer como local por 1-0 a Villa Dálmine, por la novena fecha de la Primera Nacional. El Matador cortó, de esta manera, una racha de cuatro juegos sin victorias, pero quedó en deuda desde el juego.

Agustín Cardozo, a los 21 minutos del segundo tiempo, estableció la ventaja que al término del partido fue decisiva para el equipo de Néstor Pipo Gorosito.

Lo hizo tras aprovechar un rebote que el arquero de Dálmine dejó corto, quizás perjudicado por la humedad de la cancha. El volante de Tigre sólo tuvo que empujar la pelota al fondo del arco ante una defensa que se vio sorprendida por la involuntaria falla de Ojeda.

Tigre, que llegaba descansado porque se había postergado su encuentro ante Almagro, llegó así a los 11 puntos, uno más que Dálmine, que sumó su tercera derrota consecutiva.

El Matador, con esa cosecha, se ubica a ocho unidades del líder de la Zona B, Sarmiento de Junín.