Nicolás Domínguez es una de las apariciones más importantes del fútbol argentino en los últimos tiempos, al punto que ya fue vendido a Bologna, debutó en el seleccionado mayor y convirtió en el último amistoso ante Ecuador, pero hoy le adjudicó gran parte de todos esos logros a Gabriel Heinze, su entrenador en Vélez Sarsfield.

“Con la llegada de Gabriel crecí en un montón de cosas, como la marca, la definición y correr los noventa minutos. Todo el equipo creció enormemente, estoy muy agradecido a él, es el mejor técnico que tuve en mi carrera”, expresó el mediocampista de 21 años en diálogo con Radio Continental.

De acuerdo a las condiciones del préstamo entre Bologna y Vélez, Domínguez podría llegar a partir hacia Italia en diciembre, y tiene bien claro cuáles son los aspectos que debe mejorar para jugar en el fútbol europeo.

“Me falta mucho en la marca y en la definición, esas son mis falencias. Trato de trabajar todo el tiempo eso. He mejorado, pero me falta mucho”, admitió.

Sobre la habitual discusión que plantea una competencia entre el Fortín y River Plate para definir al mejor equipo de Argentina, el juvenil tiene una postura clara.

“Creo que tenemos buenas armas para pelearle a cualquier equipo, pero River es el mejor equipo de América”, consideró Domínguez.