Cocca volvió a probar con dos cambios en Rosario Central

Por razones climáticas, ya que desde el martes pasado que llueve en forma intermitente, la práctica de fútbol matutina de Rosario Central no se efectuó en el Gigante de Arroyito, como estaba programado desde el inicio de la semana, sino que se continuó entrenando en el predio de Arroyo Seco y a puertas cerradas.

No hubo grandes novedades en relación al ejercicio táctico de ayer, porque el entrenador Diego Cocca puso en cancha a los mismos once jugadores que venía probando, con las dos variantes efectuadas en la alineación. Ambas son en mitad de cancha. La primera, obligada, porque Leonardo Gil trabajó diferenciado por una distensión en el muslo izquierdo. No hay que descartarlo para el partido del domingo frente a Vélez. En su lugar estuvo nuevamente Néstor Ortigoza, pero no está definido que sea de la partida.

Además, Nicolás Colazo reemplazó al juvenil Joaquín Pereyra por el sector izquierdo. En el final ingresaron Facundo Almada, Rodrigo Villagra, Diego Zabala, Agustín Allione y Sebastián Ribas por Caruzzo, Rinaudo, Rius, Gamba y Riaño, respectivamente. Por tal motivo, los cinco jugadores nombrados seguramente integrarán el banco de suplentes.

El resto de los futbolistas serán los mismos que vienen de igualar con Lanús. Se había especulado con la vuelta a la defensa de Miguel Barbieri ya recuperado de la lesión, pero el buen trabajo de Diego Novaretti en la zaga con Matías Caruzzo le hace conservar su lugar.

La probable alineación auriazul: Jeremías Ledesma; Nahuel Molina, Matías Caruzzo, Diego Novaretti y Emanuel Brítez; Fabián Rinaudo; Ciro Rius, Ortigoza o Gil  y Colazo; Claudio Riaño y Lucas Gamba.

Para mañana está definido que la sesión sea matutina y luego, en conferencia de prensa, hablará Cocca. La realidad marca que Central acumula siete empates consecutivos y se encuentra en zona de descenso. Si hoy culminara la temporada, debería disputar un partido desempate con Patronato para definir el tercer equipo que perdería la categoría. Una situación realmente complicada, más allá de que todavía faltan 14 fechas por disputar, sumadas a las 11 jornadas de la Copa Superliga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *