El clásico que debían jugar el próximo 26 de octubre Barcelona y Real Madrid en el Camp Nou, por La Liga española, se postergó hoy oficialmente por la seria crisis social que se vive en Cataluña.

En medio del conflicto por las condenas a políticos independentistas, que motivaron graves manifestaciones de violencia en las calles, el mismo día en el que estaba programado el partido habrá una marcha multitudinaria. Por ese motivo, Javier Tebas, presidente de La Liga, había propuesto invertir la localía en esta primera ronda del torneo, jugando ahora en Madrid y en la segunda en Barcelona, ya que será recién el 1 de marzo de 2020.

El Comité de Competición dictaminó que eso no era posible, ya que no está completado en el reglamento, por lo que ahora los clubes y La Liga deberán encontrar una nueva fecha antes del próximo lunes. De no hacerlo antes de ese día, la decisión será tomada por Competición.

Tebas planteó que lo mejor para los derechos televisivos sería que se reprogramara para un fin de semana, mientras que Barcelona y Real Madrid propusieron el miércoles 18 de diciembre, algo que al presidente de La Liga no lo satisface.

Las negociaciones son arduas, así que habrá que ver si lo resuelven en las próximas 72 horas.