Newell’s Old Boys fue sancionado hoy con una multa por el importe equivalente al valor de 500 entradas durante tres partidos, un monto que, según indicó la dirigencia leprosa en un comunicado equivale “al aporte de la cuota mensual de 1000 socios activos, según el valor actual”.

El castigo fue impuesto por la agresión de un hincha al árbitro asistente Maximiliano Castelli durante el partido que jugó el club rosarino ante Banfield por Superliga en el estadio Marcelo Bielsa. El simpatizante le arrojó un encendedor al juez y le acertó en la cabeza.

“Si bien el club viene recuperándose de un pasar financiero difícil, que se está superando y que requiere todavía el esfuerzo de todos los sectores, eventualidades como ésta, producto de la irresponsabilidad de un hincha, son inaceptables. No solo por lo que conllevan desde lo económico sino porque ponen en riesgo el proyecto futbolístico que hoy se está desarrollando con miras a volver a una acomodada posición en la tabla de los promedios”, destacó Newell’s en su comunicado.

Además, el club informó que aún no logró identificar al agresor, pero confía en hacerlo utilizando las cámaras de seguridad para sancionarlo y hacerle el respectivo reclamo económico.