Unos dos mil efectivos de seguridad formarán parte del gran operativo que se lleva a cabo desde las primeras horas del martes para el Superclásico entre Boca Juniors y River Plate, en La Bombonera, por el desquite de las semifinales de la Copa Libertadores de América.

El operativo contemplará además una fuerte custodio al micro de River Plate, en su traslado del Monumental hacia La Bombonera, para evitar algún tipo de agresión.

También hay cortes en la zona del estadio que dificultarán al tránsito hasta las primeras horas del miércoles 23 de octubre.