Gustavo Alfaro se mostró fuerte después de la eliminación de Boca de la Copa Libertadores, a manos de River. De hecho, dijo que no tiene reproches para el trabajo que comenzó en enero de este año ni tampoco para con sus jugadores.

Además, enumeró los logros que obtuvo en ese período, y puntualmente sobre esta noche consideró que la salida de su equipo del certamen continental fue “injusta” por el rendimiento que mostró su equipo.

Sin embargo, más allá de toda esa seguridad, sobre el cierre de la conferencia de prensa que protagonizó en La Bombonera, dio la sensación que ensayó una tímida despedida.

Claro, haberse quedado sin el máximo objetivo para este 2019 y la inmimencia de las elecciones en Boca pueden jugar un papel fundamental en el futuro del entrenador.

“El sentimiento es de bronca, porque merecíams llegar mínimamente a los penales. Los méritos los hicimos sobradamente para ganar por dos goles de diferencia, más allá que nos faltó precisión y agresividad, en el primer tiempo”, analizó Alfaro.

Además, indicó: “Tuvimos chances y asumims riesgos, y nos queda la bronca y la sensación de injusticia, ante la imposibilidad de lllegar a un resultado que merecíamos ampliamente”.

“Hoy River no pateó al arco. Está bien que estaban 2-0 pero Boca fue muy superior. No tengo reproches porque tuve demasiados problemas para legar a los dos partidos”, completó el técnico Xeneize.

También destacó que los jugadores “dejaron la piel” y que “siente pena por los jugadores y el hincha de Boca”.

Y dijo que lo entiende, porque al igual que Tevez manifestó que “es lindo ser hincha de Boca”, aunque rápidamente extendió la definición al simpatizante en general.

“Hay cosas que el equipo necesita mejorar, pero y no tengo reproches ni haría nada distinto desde el tres de enero hasta acá. Ahí era difícil estar de pie en el vestuario y había que ser valiente para estar en el club en este tiempo”, subrayó Alfaro.

Y en el cierre de la conferencia, después de remarcar que “si esto es un fracaso, Boca fracasó desde 2007“, cuando logró su última consagración continental, llegó la frase que sonó a despedida.

“Me siento orgulloso de haber estado este tiempo en Boca. Quiero terminar con estos jugadores los partidos que faltan y después irme a mi casa y recuperar mi vida”, deslizó.