Santiago de Chile fue la ciudad elegida hace un buen tiempo para albergar la final que River y Flamengo deben jugar el 23 de noviembre, pero la situación del país trasandino no es la mejor. Marcelo Gallardo, entrenador Millonario, dio esta noche su visión al respecto.

“Me precupa la situación por la que está atravesando Chile y su gente. Esperemos que se pueda resolver en paz, por su país y su gente, y después para nosotros tener certezas de dónde se va a jugar”, afirmó Gallardo.

Por los conflictos sociales que se viven en el vecino país, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional chilena resolvió suspender la próxima fecha del fútbol profesional, programada entre el jueves 31 de octubre y el lunes 4 de noviembre, porque “no están dadas las condiciones de seguridad para velar por el normal desarrollo de eventos deportivos masivos en los próximos días”.

Sin embargo, de momento Conmebol continúa con los preparativos de manera normal con vistas a aquel inédito encuentro.