Más allá de que sus caminos se separaron hace tiempo, cada vez que surge algún inconveniente en Boca Juniors, Diego Maradona se vuelve un libro de consulta.

Y en este presente, cuando el ciclo de Gustavo Alfaro como entrenador de Boca parece a punto de terminar, el periodismo decidió solicitarle a Diego su opinión.

“Aclaremos una cosa: el nombre mío en Boca sonó siempre. No pongamos cosas ahora que ya han pasado. Escuchar ‘Marado…Marado’ cuando llego a la cancha es un canto al alma. No importa que me pongan en una grilla ahora”, empezó Diego.

Después, cuando saltó a la cancha el nombre de Gabriel Heinze, Diego salió con los tapones de punta.

Lo que me sorprende es lo del Gringo Heinze, que no conoce el ‘Mundo Boca‘, él conoce el ‘Mundo Newell’s’ y, sin embargo, está peleando para ser el entrenador“, afirmó.

Sin embargo con la misma tranquilidad con la que soltó la otra frase, Maradona lanzó un halago. Como para compensar.

“Lo único que puedo decir de Heinze es que es mi amigo y que es capaz de dirigir a Boca“, puntualizó.