El entrenador de Rosario Central, Diego Cocca, efectuó esta mañana un ejercicio táctico a puertas cerradas en el predio de Arroyo Seco. La novedad estuvo en que hubo cambio de esquema, ya que pasó del 4-4-2 al 4-3-3, y dos variantes en la formación, respecto del equipo que perdió por goleada ante Estudiantes.

En defensa, Miguel Barbieri reemplazó a Matías Caruzzo, y en la mitad de cancha Diego Zabala hizo lo propio por Nicolás Colazo. ¿Será sólo una cuestión táctica la salida de Caruzzo, o su gran amistad con Néstor Ortigoza influye?. Lo cierto es que ayer ambos faltaron a la reunión que tuvo el plantel con los dirigentes en apoyo a la gestión de Cocca.

Un tentativo: Jeremías Ledesma; Nahuel Molina, Barbieri, Diego Novaretti y Emanuel Brítez; Zabala, Fabián Rinaudo y Leonardo Gil; Ciro Rius, Claudio Riaño y Lucas Gamba.

Para mañana está prevista una nueva práctica, también a puertas cerradas, pero en el Gigante de Arroyito, escenario del partido del sábado a las 17.45 contra Godoy Cruz. El martes Cocca declaró que en caso de no ganarle a los mendocinos dejará el cargo de entrenador auriazul.

En la conferencia de prensa, tras el entrenamiento, la última consulta a Cocca estuvo relacionada con Ortigoza y las declaraciones que hizo el pasado lunes en Radio Rivadavia en su contra porque no juega de titular. Apenas declaró: “No voy a hablar de Ortigoza, no es el momento, estamos pensando todos en positivo. En ganar el sábado y sobre todo pensar en el equipo, pensar en Central, vamos a alinearnos todos en ese camino”, culminó con gesto serio.