Inglaterra y Sudáfrica se juegan el título

Inglaterra y Sudáfrica reeditarán la final de la Copa del Mundo 2007, cuando mañana se enfrenten en el partido decisivo del Mundial que se desarrolla en Japón.

El encuentro se llevará a cabo en el estadio Internacional de Yokohama, a partir de las 6 de la Argentina; será arbitrado por el francés Jerome Garces; y sus alternativas se podrán seguir a través de la pantalla de ESPN.

Inglaterra llega al encuentro de mañana tras haber provocado en semifinales el impacto más grande en el rugby en la última década: sacar de la final a los All Blacks.

Por su parte Sudáfrica, que fue derrotada por los All Blacks en su debut, eliminó al duro seleccionado de Gales.

Los buscarán tomarse revancha de la final perdida en el Mundial 2007, cuando los Springboks los superaron 15-6.

En lo que hace a mundiales, los Springboks superan por 3 (1999, y dos en 2007)-1 (2003) a los ingleses.

“En fin, no nos vamos a alejar de lo nos ha funcionado. Tenemos algunos trucos, pero no creo que ambos equipos cambien demasiado”, señaló Handre Pollard, autor de 14 puntos en la victoria de los Boks sobre Gales.

Y algo de lo que dice Pollard puede verse reflejado en los equipos. Inglaterra saldrá a la cancha con los mismos 15 que iniciaron el encuentro ante Nueva Zelanda; en tanto que en Sudáfrica se producirá sólo el regreso de Cheslin Kolbe, ausente por lesión ante Gales.

“Ellos son diferentes a los All Blacks, tienen un estilo más directo y se focalizan más en las formaciones fijas. Lo físico será clave y además necesitamos que cada avance tenga velocidad”, expresó el tercera línea de Inglaterra Sam Underhill.

El estilo inglés que ataca todos los rincones de la cancha frente a un planteamiento más limitado en ofensiva y sólido en defensa, el de los Springboks, se cruzarán mañana en Yokohama.

Habrá que esperar 80 minutos para saber cuál fue el que ganó la pulseada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *