Una “persecución” que cambiará después del 10 de diciembre, cuando un nuevo signo político asuma las riendas del país. Es eso lo sufrió Independiente en los últimos años según Pablo Moyano.

Pero el gobierno saliente no fue el único apuntado por el vicepresidente del Rojo, quien también responsabilizó por aquella a la AFA que preside su cuñado, Claudio Tapia, con quien reconoció que no haba hace una década y media.

“Siempre que pasa algo es contra Independiente. Eso a partir del 10 de diciembre, con el cambio de gobierno, va a cambiar. La persecución se termina esa fecha. Primero quiero que cambie a realidad del país y después lo de Independiente”, afirmó en Fox Sports.

Además, aseguró: “La AFA también es responsable de lo que pasa con Independiente. Hasta el propio Marconi, que es secretario general de un gremio, salió a criticar a otro gremio. Si el presidente de Independiente, o quien habla, hubiera bajado al finalizar el primer tiempo de un partido a presionar un referi, hubiera sido un escándalo. Lo que pasa en Independiente, repercute por el tema político“.

Consultado sobre si no habló sobre esa situación con Chiqui Tapia, Moyano indicó, tajante: “Hace 15 años que no hablo con Tapia”.

También admitió que Diego Forlán “quedó contento” tras la reunión que mantuvieron el jueves para que se convierta en el nuevo secretario técnico de Independiente y adelantó que “en una semana o diez días debería responder”.

Moyano comentó también que en ese encuentro, que tuvo lugar en Uruguay, no se mencionaron nombres para reemplazar a Sebastián Beccacece de manera permanente.

De hecho, manifestó que Fernando Berón, quien asumió interinamente, tiene chances de continuar el año próximo.

“Vamos a respetar a Berón hasta diciembre. Evaluaremos los resultados con él en diciembre y si está en condiciones de continuar al frente del equipo, seguirá. Sino se evaluará qué técnico puede llegar”, completó.