La imagen habla por sí sola. Mariano Werner, ganador de la penúltima carrera de la temporada de Turismo Carretera, le extiende la mano a Agustín Canapino, su escolta en Toay y líder de la Copa de Oro, pero el arrecifeño le niega el apretón de manos.

La secuencia, reflejada en la foto, solo pudo ser observada por quienes se encontraban en las inmediaciones del podio en el trazado pampeano, porque la transmisión televisiva se cortó intempestivamente para darle paso a un programa de cocina.

Antes de esa interrupción, mientras Canapino realizaba las habituales declaraciones, Werner se acercó y se felicitaron mutuamente por cómo había sido el desarrollo de la competencia. Allí sí chocaron las palmas de sus manos.

Pero luego, en público, el entrerriano insistió. Y ahí fue cuando se produjo un hecho, que no pasó desapercibido en el mundo del TC.

Tanto comentario al respecto generó la necesidad de Canapino de entregar una explicación. Lo hizo a través de sus redes sociales, donde aseguró que no le negó el saludo sino un ofrecimiento de disculpas, luego de que el paranaense le admitiera que lo “apretó un poquito” en algún pasaje de la carrera.

“Estoy en todo mi derecho de no aceptarlo y dejarle en claro que no estaba de acuerdo con esa actitud. No tengo ningún problema con Mariano, al contrario”, manifestó en una parte de su exposición.

Lo cierto es que Canapino y Werner son los dos pilotos que mayores chances de lograr el título a la última fecha en Neuquén, el 1 de diciembre.

El bonaerense, referente de Chevrolet, llegará con 157.5 puntos, el entrerriano, abanderado de Ford, con 146. La definición promete ser caliente.

El comunicado completo de Canapino, es el siguiente:

Fuente: @AgustinCanapino

Foto: Prensa ACTC.