Los signos de interrogación que se posaron con firmeza sobre la continuidad de Ernesto Valverde como entrenador de Barcelona, luego de la caída del domingo ante Levante por La Liga española, incrementar su tamaño este martes, con la igualdad 0-0 que el conjunto catalán cosechó como local ante Slavia Praga, colista en el Grupo F de la Champions League.

El inesperado empate, no tanto por el presente del equipo que capitanea Lionel Messi como por la diferencia de jerarquía entre ambos equipos, no bajó a Barcelona del liderazgo de aquel grupo, porque sigue viendo a todos desde arriba con 8 puntos.

Sin embargo, el resultado sí llevó a Gerard Piqué, uno de los referentes del conjunto catalán, a realizar una cruda confesión tras el juego en el Nou Camp.

“Con este nivel de juego es difícil que nos dé para ganar la Champions”, reconoció el experimentado zaguero central, que fue amonestado y se perderá el próximo partido ante Borussia Dortmund.

Además, aseguró que Barcelona, donde ya sonaron nombres para reemplazar a Valverde, por ejemplo el de Marcelo Gallardo, debe “resolver esta situación lo antes posible” y “tener la cabeza fría”.

De todos modos, Piqué ve luz al final del túnel: “No estamos jugando como queremos pero tanto en Liga como en Champions estamos en una buena situación en la tabla. Los resultados no están mal, podían estar mejor, pero hay que mantener la calma y mejorar”.

Messi fue titular, y hasta estrelló un tiro en el travesaño, pero no pudo torcer el momento que atraviesa su equipo.