Colón de Santa Fe jugará el sábado la primera final internacional de su historia, y su entrenador, Pablo Lavallén, tiene bien en claro la importancia del partido que se desarrollará en La Nueva Olla, de Asunción, ante Independiente del Valle.

“Es muy importante para nosotros. Sabemos que es una final. El club tardó 114 años, así que estamos con esta linda responsabilidad. Sabemos que tenemos que dejar la vida para ganar y darle este título a la gente”, manifestó el conductor sabalero en una entrevista con UNO Santa Fe.

Antes de la práctica que realizó esta tarde en el estadio de Olimpia, Lavallén aseguró que el plantel piensa “solo en ganar” y reveló que “el equipo está confirmado”, aunque aclaró que mañana diagramará “algunos movimientos para terminar de darle forma”.

“Será un partido duro. Ellos vieron como jugamos y nosotros a ellos. Seguro los minutos iniciales serán de estudio, pero tiene mucho que ver lo emocional también. Es un partido en el que no hay mañana, donde vas a la gloria o no. Trataremos de estar concentrados. Ellos tienen fortalezas y debilidades”, advirtió.

Por otro lado, destacó el numeroso acompañamiento por parte de los hinchas de Colón en tierras guaraníes.

“Es una alegría que entre 35.000 y 40.000 personas vengan a alentarte, algo que no tiene precedentes. Colón quizás sea el primero en mover esa masa de gente. Es un orgullo que la gente te siga de esta manera”, agradeció.

Finalmente, analizó a su rival en la final de la Copa Sudamericana.

“Es un equipo que juega bien, que intenta salir de abajo prolijo. Son rápidos de mita de cancha hacia arriba y todo gira en torneo a (Cristian) Pellerano. Trataremos de, cuando tengan la pelota, no darles facilidades”, concluyó Lavallén.