La vigilia comenzó el viernes por la noche con una histórica caravana, luego del triunfo ante Talleres en el estadio Ciudad de la Plata que tantos años lo cobijó. Pero este sábado Estudiantes terminó de cumplir su sueño y volvió al estadio de 1 y 57 en el que dejó de jugar hace casi una década y media.

Lo hizo con una gran celebración en la que no faltó nadie y que se extenderá hasta tarde. Ídolos de todos los tiempos, jugadores del plantel actual. Naturalmente también estuvo su presidente, Juan Sebastián Verón, gran impulsor de este regreso al renovado Jorge Luis Hirschi.

Desde temprano los hinchas Pincharratas comenzaron a deambular por las inmediaciones del remodelado escenario. Nadie quería perderse ningún detalle.

Hasta que las puertas se abrieron alrededor de las 17 y se dio paso a la celebración. Show de luces, un concierto de primer nivel con la presencia de Diego Torres. Y claro, el calor de un público que vivió la jornada con extrema emoción.

Después de años de deambular por distintos estadios como el de Gimnasia y Esgrima La Plata, Racing, Arsenal y Quilmes, además del Único de la capital bonaerense, Estudiantes vuelve a su casa. Y comenzó a celebrar ese retorno con una fiesta que se extenderá hasta el domingo.

El regreso definitivo se producirá el sábado 30 de noviembre a las 17.35, cuando Estudiantes enfrente a Atlético Tucumán, por la decimoquinta fecha de la Superliga.