“Ni olvido, ni perdono. Traidor. †”, decía la pancarta exhibida por un plateísta de Vélez el domingo en el partido ante Boca. Este mensaje, sin insultos ni amenazas, dirigido a Mauro Zárate, motivó la insólita decisión de la División Conductas Delictivas en Espectáculos Deportivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, de labrarle una contravención al joven y podría prohibirle el ingreso a los estadios, cobrarle una multa económica y hasta arrestarlo por 30 días.

Ramiro Moyano, el dueño de la bandera, se defendió mediante un mensaje en sus redes sociales: “Yo no puedo creer todo lo que se está hablando y difamando sobre mi. Yo nada más me expresé con un cartel”.

Lo ridículo de esta sanción levantó una ola de quejas, no sólo de hinchas de Vélez, sino de la mayoría de los clubes. Hasta el mismísimo José Luis Chilavert le brindó su apoyo y se ofreció a pagar la multa (entre $ 10.000 y $ 50.000).

“Ramiro cuenta conmigo para pagar la multa, Vélez está contigo campeón”, respondió el ex arquero paraguayo, ídolo fortinero, en su cuenta de Twitter.

En esa popular red social empezó a crecer el hashtag #EstamosConVosRamiro. Y se suman frases solidarias, no sólo de muchos velezanos.

Por ejemplo, un hincha de Rosario Central publicó: “… la sanción que le clavaron a este pibe, por simplemente entrar un cartel, resulta algo difícil de creer. Que pelotudez, cada vez más careta el ambiente del fútbol de nuestro país. Dejen de matar el sentimiento del hincha”.

Un hincha de Unión también dejó su testimonio en Twittter: “… en este país poronga la policía está en boludeces. Y los que se tienen que encargar de cosas importantes, también. Ahora, a los barras no los tocan, eh. Son cagones. Me solidarizo con vos loco”.