La confirmación de la continuidad de Néstor Gorosito como entrenador parece haber generado un rebote positivo en Tigre. Si bien venía de tres partidos sin perder, el Matador goleó esta tarde a domicilio por 3-0 a Chacarita, por la duodécima fecha de la Primera Nacional, y mantiene la curva ascendente en la Zona B.

El partido estuvo marcado por un contexto un tanto difícil. Es que antes del inicio del juego se registraron corridas y enfrentamientos en las inmediaciones del estadio, al parecer entre distintas facciones de la barrabrava del Funebrero. Extraoficialmente trascendió que 98 de ellos fueron detenidos.

Más tarde, se escucharon detonaciones fuera del estadio y el árbitro, Adrián Franklin, detuvo las acciones durante unos minutos.

Poco antes de la finalización del juego y con la derrota consumada, hinchas locales se treparon a los alambrados de una de las cabeceras y Franklin resolvió realizar un nuevo parate.

En medio de esos incidentes, hubo un partido en el que Tigre fue superior desde el principio hasta el fin.

El equipo de Gorosito, que al menos por ahora no se marchará a San Lorenzo, contó con una tarde inspirada de Emanuel Dening, quien anotó por triplicado.

El delantero correntino de 31 años abrió la cuenta a los 5 del primer tiempo con una buena jugada personal por el sector izquierdo.

En el complemento, a los 23, amplió la distancia con un cabezazo tras un centro del uruguayo Gerardo Alcoba, y dos minutos más tarde definió con clase ante la salida de Emanuel Trípodi para sentenciar la victoria.

Con este resultado, Tigre alcanzó a Instituto con 16 puntos y se acercó a los puestos de Reducido. El Matador, además, adeuda su partido de la octava fecha ante Almagro, con lo cual podría entrar sin problemas en ese grupo.

Chacarita, en tanto, volvió a perder después de tres partidos y quedó con 13 puntos.