Aunque parezca un mal chiste, o algo de no creer, quizá lo sucedido hoy en el Gran Premio de Brasil refleje mejor que nada lo que fue para Ferrari el campeonato de Fórmula 1 2019.

Porque, Señoras y Señores, en la última carrera del año, el alemán Sebastian Vettel y el noegasco Charles Leclerc, o sea los dos pilotos que representan a la Casa de Maranello, se chocaron entre si.

Liquidado el campeonato de pilotos en favor de Lewis Hamilton, y el de Constructores para Mercedes, Ferrari dio vía libre a Vettel y Leclerc para luchar por la victoria, pero al parecer los resquemores acumulados durante el año estallaron en Brasil.

El accidente se produjo en la vuelta 66, cuando quedaban 6 giros para el final, en la recta anterior a la curva 3, cuando Leclerc trató de superar a Vettel para arrebatarle el cuarto lugar.

Como no podía de ser: ambos abandonaron y se Ferrari se quedó con las manos vacías.

Estamos decepcionados y lo sentimos, los dos pilotos deben darse cuenta de que han dañado a todo el equipo. Fueron libres para competir entre sí, pero los pequeños errores se pagan como equipo y no es bueno”, dijo Mattia Binotto, jefe de equipo, Sky Sport.

Posteriormente, Binotto agregó que “no quiero juzgar ahora quién ha cometido un error o no, lo haremos viendo los videos. Daremos una fuerte señal a los pilotos para que dejen claro que esto no se hace”.

¿Cómo terminará esto? ¿Vaya uno a saber tratándose de esta versión del equipo Ferrari?

Foto: @ScuderiaFerrari