Martín Palermo dejó hoy de ser entrenador de Pachuca, tras no haber clasificado al equipo a la Liguilla del fútbol mexicano, y es tentado por Christian Gribaudo y José Beraldi para sumarlo desde algún lugar a sus campañas electorales en Boca Juniors, que necesitan imperiosamente equiparar el impacto que provocó la presencia de Juan Román Riquelme en la lista de Jorge Amor Ameal.

Según el comunicado de Pachuca, la salida del “Loco” fue “de mutuo acuerdo”.

“Agradecemos su profesionalismo y entrega mostrados en todo momento durante su gestión”, despidió el club mexicano al goleador histórico xeneize, quien ahora tiene el camino liberado para recibir las propuestas que le están llegando desde el club de la ribera.

Hace algunos días, ante la consulta de si aceptaría entrenar a Boca en este momento, respondió que no era el momento adecuado. Habrá que ver si mantiene su postura.