Estuvieron en La Bombonera, en la noche de este sábado, los máximos exponentes de las tres listas que el domingo 8 de diciembre competirán, entre otros cargos, por la presidencia de Boca. Sin embargo, sólo uno de ellos se llevó toda la atención (y las ovaciones): Juan Román Riquelme.

El ídolo máximo de la institución, que en los comicios jugará para la lista opositora que encabezan Jorge Ameal y Mario Pergolini, volvió al “patio de su casa” y se llevó el cariño del público. Hasta la cuenta oficia del club le dio la “bienvenida” a su casa.

Sin dudas se tratará de una señal de alerta para el oficialismo que encabeza Daniel Angelici, presidente saliente, y que tiene a Christian Gribaudo como principal candidato a ocupar ese cargo.

En los minutos finales del encuentro ante Argentinos sonó no menos de tres veces el “Riqueeelme, Riqueeelme” que tantas veces le endulzó los oídos a Román adentro de la cancha.

José Beraldi, el restante candidato a la presidencia, fue testigo de todo esto en una de las plateas, con un gorro azul con el escudo de Boca sobre su cabeza.

Lo concreto es que el grueso de los hinchas que fueron esta noche a La Bombonera dio su veredicto, en el marco de una campaña caliente. ¿Habrá sido un anticipo de lo que sucederá en las elecciones?.

“Los que están acá no son bosteros. Si me acaban de contar que tiraron las caretas… La semana pasada dejaron entrar la de Gabigol. ¿Quién les dio más alegría?”, dijo Riquelme sobre lo sucedido en la previa del partido ante Argentinos.

Al ingresar al estadio, además, disparó: “Tengo que pensar que es verdad que Gribaudo es hincha de Independiente, tengo que pensar que Angelici es hincha de Huracán, porque si no pueden tirar las máscaras de Riquelme al piso”.