El técnico de Rosario Central, Diego Cocca, valoró el empate conseguido de visitante ante Central Córdoba en un encuentro complicado, especialmente en los minutos finales, cuando el local igualó el marcador y casi lo gana por distracciones en la defensa auriazul.

“Sabíamos que el partido se podía definir por un gol como el que conseguimos y después ellos, perdido por perdido, pusieron como cinco delanteros y empujaron, podía pasar cualquier cosa. Pero rescato que el equipo jugó, se plantó e intentó manejar la pelota. Rescatamos un punto importante, igual creo que merecimos el 1 a 0. Después Central Córdoba se vino con todo, tuvo sus chances y también fue justo que empatara”, aseguró.

Después, reconoció las virtudes del Ferroviario: “Este es un rival durísimo con jugadores muy fuertes que conocen la cancha y saben aprovechar las pelotas paradas y los rebotes, por eso están bien en la tabla”.

“Hay que ver cuántos equipos le pueden generar muchas situaciones de gol en este estadio, por eso le tenemos mucho respeto al rival”, remarcó.

En ese sentido, agregó: “No es fácil ganar en el fútbol argentino, los jugadores hicieron un esfuerzo muy grande y terminaron muy cansados y algunos acalambrados producto de que Central Córdoba es un equipo que te exige al máximo”.

“Por suerte estuvimos ordenados y no perdimos nuestra identidad de juego”, manifestó.

También, ante las críticas recibidas en su momento porque no apostaba por los futbolistas de las divisiones inferiores, destacó los ingresos de varios juveniles formados en la cantera del club: “Otro punto a favor fue que en un momento jugamos con (Emmanuel) Ojeda, (Rodrigo) Villagra y (Joaquín) Pereyra que es el mayor con 21 años”.

Finalmente se refirió al encuentro contra Boca del próximo domingo en el Gigante de Arroyito: “Este equipo está con la confianza al máximo, estoy contento y conforme por lo que hicieron, ahora viene Boca, más motivación, imposible”.