Salieron en cuatro micros desde Buenos Aires en la madrugada del miércoles 20 de noviembre y llegaron a Lima el 23, el mismo día del partido en el que Gabigol se convirtió en una pesadilla para River.

Tamaña muestra de afecto por los colores merecía, al menos, un reconocimiento, y la institución de Núñez, que se quedó sin una nueva Copa Libertadores ante Flamengo en la capital peruana, decidió reconocer a ese grupo de intrépidos hinchas que recorrieron más de 4 mil kilómetros para alentar al equipo de Marcelo Gallardo.

Es por eso que este martes todos ellos fueron invitados al predio que el club tiene en Ezeiza para presenciar el primer entrenamiento de la semana y estar bien cerca de sus ídolos.

Más de 200 hinchas llegaron, también en micro, a River Camp y disfrutaron de una posibilidad única.

También recibieron una invitación para presenciar un partido en el estadio Monumental y un pase para conocer el Museo River, donde podrán visitar el nuevo sector dedicado a la Copa Libertadores 2018 obtenida en Madrid, según informó el club.