El entrenador de Newell’s Old Boys, Frank Kuldelka, por primera vez en su ciclo al frente del conjunto rojinegro confirmó el equipo que visitará mañana a Atlético Tucumán, con una variante obligada por la suspensión del defensor Santiago Gentiletti. En su lugar ingresará Fabricio Fontanini.

Durante la rueda de prensa de este mediodía se mostró irritado, ante las consultas sobre su continuidad en el cargo, en caso de continuar esta mala racha en los dos partidos que faltan para terminar el año. De los últimos 15 puntos en juego, apenas cosechó 3 unidades, producto de 1 victoria y 4 derrotas.

El equipo: Alan Aguerre; Ángelo Gabrielli, Cristian Lema, Fontanini y Mariano Bíttolo; Denis Rodríguez, Julián Fernández y Mauro Formica; Luis Leal, Lucas Albertengo y Maximiliano Rodríguez.       

Lo primero que hizo fue fundamentar el motivo por el cual no habrá cambios tácticos, pese a los dos traspiés consecutivos, contra Argentinos Juniors y River Plate: “La estructura del equipo está acorde a lo que pretendemos, aún con un resultado negativo, seguramente tuvimos fallas. La idea es encontrar el mejor funcionamiento y dar las soluciones necesarias a lo que estamos haciendo mal. Por eso vamos a repetir el equipo, con la salvedad de que jugará (Fabricio) Fontanini por (Santiago) Gentiletti”.   

Después se refirió a Atlético Tucumán: “Cada equipo es distinto, pero todos difíciles, todos saben lo que es River y la dinámica que tiene. Con eso no nos vamos a encontrar, pero si con un rival que tiene una gran fortaleza en el juego aéreo. Necesitamos ser un equipo que posea más la pelota”.

También habló del karma que es para Newell’s jugar de visitante desde hace un par de temporadas: “Esperemos que esta vez no suceda, yo lo hablo mucho con los jugadores. Es cierto que ganamos un solo en este campeonato y estadísticamente va de la mano con lo que viene sucediendo hace un tiempo como todos saben. Se hicieron partidos buenos como el clásico o ante Boca, más allá que fueron empates, inclusive jugando mejor que cuando le ganamos a Patronato. Tenemos que demostrar que podemos salir”.

El momento álgido de la conferencia fue cuando le preguntaron si podía peligrar en su puesto en el caso de continuar las derrotas, a lo que Kudelka respondió: “Cuando vea que no sirvo más, me voy yo solo, no hace falta que me lo digan, no sé qué responderles, ustedes quieren que les diga si estoy preparado para perder o para ganar, yo estoy preparado para dar lo máximo. Pero soy respetuoso, respondo, pregúntenle a los dirigentes, yo no ando preguntándoles si me respaldan o no”.       

Y agregó: “No es que no estamos preparados y querríamos irnos, es cuestión de que el momento no nos supere. No es que empezamos primeros y ahora somos últimos de golpe, empezamos últimos y nos fuimos para arriba. Es lógico que la gente quiera pelear el campeonato en este tipo de instituciones tan rica en su historial. Cuando hablo de preparación, no digo que seamos incapaces, digo que emocionalmente cuesta porque no se está acostumbrado a esta situación”.