Paolo Guerrero acaba de desvincularse de Internacional de Porto Alegre y enseguida recibió una propuesta seria para convertirse en refuerzo de Boca Juniors. Pero, en las últimas horas el delantero peruano recibió otra proposición de otro club argentino: Vélez Sarsfield.

Guerrero, de 35 años, jugó 23 partidos en el último Campeonato Brasileirao, anotó 10 goles y dio 1 asistencia. Finalizó su contrato y se quedó con el pase tras la victoria sobre Atletico Mineiro 2 a 1 -anotó el primer gol- por la última fecha. Internacional finalizó en el séptimo puesto y el atacante peruano tuvo como compañeros a los argentinos Andrés D’Alessandro y Víctor Cuesta.

Con Inter también jugó el Campeonato Gaucho, la Copa Brasil y la Copa Libertadores. En el certamen sudamericano le hizo goles a Palestino (2), en la victoria 3-2 en la fase de grupos; y a Nacional también dos: en el 1-0 en Montevideo y otro en el 2-0 en Porto Alegre.

Convocado a la Selección de Perú desde las Juveniles, integró el equipo que disputó el Mundial Rusia 2018 y el subcampeón de la última Copa América disputada este año en Brasil. Fue junto al brasileño Everton goleador de la Copa continental anotando 3 goles en 6 partidos.

Su ingreso al club de Porto Alegre se dio tras cumplir una discutida sanción por dóping, que estuvo a punto de marginarlo de Rusia 2018 pero gracias a una apelación la penalización se postergó y Guerrero cumplió su estreno mundialista.

Guerrero inició su carrera en Alianza Lima y luego jugó en Alemania: Hamburgo y Bayern Munich. De retorno en América del Sur ofreció sus goles en Brasil: Corinthians y Flamengo antes de desembarcar en Inter.

La Superliga de Argentina asoma en su futuro. Y ya pidió asesoramiento a Ricardo Gareca, su técnico en la Selección, sobre las características internas de Boca y de Vélez.