Las Grandes Ligas de Béisbol estadounidense dejarán de considerar ilegal el consumo de marihuana, según el nuevo acuerdo conjunto antidopaje entre el sindicato de jugadores y la MLB.

Además, en los controles comenzará a analizarse la presencia de cocaína y opioides, aunque al igual que con la marihuana, no será con sanciones ante los análisis positivos si los deportistas aceptan someterse a planes de tratamiento contra las adicciones.

De esta manera, este conjunto de drogas recibirán el mismo tratamiento que ya se daba ante la detección de alcohol en las muestras.