Para la recta final de la actual Superliga y la disputa de la Copa Superliga, el entrenador de Newell’s Old Boys, Frank Kudelka, les solicitó a los directivos y a Sebastián Peratta, director deportivo del club, tres refuerzos.

Para ser más precisos, uno por línea y, en lo posible, de “jerarquía”, porque la idea del entrenador leproso es “pelear por algo más”, como lo expresó después del triunfo por 3 a 2 ante Independiente el pasado viernes en Avellaneda. El objetivo es salvarse del descenso, como lo está logrando, para luego poder clasificar a alguna de las copas internacionales con las plazas que hay en pugna.

El primero es un defensor o carrilero por la izquierda que pueda hacer todo el recorrido por dicha zona de la cancha. También busca un mediocampista interno y un delantero o extremo por la derecha. Y tampoco descartaría, si le ofrecen, un nueve de área que lo seduzca, siempre y cuando esté dentro de las acotadas posibilidades económicas del club.

La lista ya se las entregó con un par de variantes para cada función y obviamente están bajo siete llaves para que la prensa no se entere, porque de lo contrario se complicarían las negociaciones que ya están en marcha.

También están rondando los nombres de varios ex jugadores de Newell’s que podrían retornar, pero cada uno tiene una situación diferente en el club que están actualmente.

Uno de ellos es Pablo Pérez, con quien ya habló telefónicamente hasta el capitán Maximiliano Rodríguez para que pegue la vuelta hacia el Parque Independencia. Pero Independiente tiene una deuda económica importante con el futbolista y tampoco terminó de pagarle el pase a Boca del volante ofensivo.

Otro que está en carpeta es Ignacio Scocco, con contrato en River hasta el 30 de junio de 2020. Por respeto, honraría lo firmado y a lo mejor a mitad del año que viene, vuelve a vestir la casaca rojinegra.