En la última reunión que mantuvo con la dirigencia de Newell’s Old Boys, antes de tomarse unos días para descansar, el entrenador Frank Kuldelka modificó sus pretensiones iniciales en el rubro refuerzos. Porque les había solicitado una incorporación por línea y ahora aspira a que lleguen dos futbolistas en la faz ofensiva.

Se trataría de un delantero por el centro y otro que pueda jugar de extremo por la derecha, debido a las falencias que mostró el equipo a la hora de generar situaciones de peligro y convertirlas a través de sus atacantes. Así lo demuestra la tabla de goleadores del conjunto leproso, que lo tiene como máximo artillero al defensor Cristian Lema con 4 tantos.

En un principio parecía que con Lucas Albertengo, quien marcó 3 goles en el torneo, lo estaba solucionando, pero después empezó a decaer en su nivel. También probó con Rodrigo Salinas, que no terminó de la mejor manera el año al haber sido expulsado en Tucumán contra Atlético, después de tomarse a golpes de puño con el defensor Yonathan Cabral, un verdadero papelón para un profesional.

Mientras que en la otra posición utilizó a Alexis Rodríguez y al portugués Luis Leal, pero no lo dejaron conforme con sus actuaciones. Por tal motivo, Kudelka quiere incorporar a jugadores de jerarquía para cosechar lo antes posible la mayor cantidad de puntos y salvarse matemáticamente del descenso antes del inicio de la Copa Superliga. Y, más allá que mantener la categoría es el gran objetivo para la actual temporada, él aspira a que el conjunto leproso clasifique a una copa internacional.

En consecuencia, la llegada de un refuerzo por el sector izquierdo, ya sea en defensa o en el medio campo, queda supeditada a que aparezca un futbolista que seduzca al entrenador y sea económicamente potable para el club. Por ahora se conforma con Mariano Bíttolo y su primer reemplazante, que es Matías Orihuela.