El entrenador Diego Cocca les había pedido a los dirigentes de Rosario Central la continuidad de los defensores Miguel Barbieri y Nahuel Molina, y todo indicaría que el marcador central seguiría, porque están muy cerca de llegar a un acuerdo con Racing Club, dueño del 50 por ciento de los derechos económicos.

La nueva propuesta superaría la cifra de 1.000.000 de dólares y habría que definir la forma de pago. En realidad, desde Avellaneda pretenden acortar el número de cuotas ofrecidas por el Canalla para sellar el trato. Luego de un nuevo préstamo por 6 meses que finalizaba este 31 de diciembre, existía una cláusula por la cual Central debía comprar la mitad del pase en 1.500.000 de la moneda norteamericana.

Pero como la entidad auriazul no contaba con el dinero para llegar a esa cifra, optó por otro tipo de negociación, disminuyendo el monto de la operación y extendiendo los plazos de pago. Una decisión que a la vista parece arriesgada porque es sólo una cuestión de tiempo y nadie les asegura que contarán con el dinero suficiente para abonar el monto acordado.

Hasta ahora está finiquitada la venta del colombiano Duván Vergara a América de Cali y es un hecho que Leonardo Gil jugará en el fútbol de Arabia Saudita (Al Ittihad). Por ambas transacciones Central recibirá cerca de 2.700.000 dólares libres de impuestos, pero gran parte de dicho monto está destinado a pagar una serie de compromisos y no para el rubro incorporaciones.

Una de las formas de ahorrar dinero es reduciendo el costo actual del plantel con la partida de algún otro integrante del mismo. El pasado lunes surgió la información de que Matías Caruzzo fue sondeado por Gimnasia y Esgrima La Plata, actualmente dirigido por el astro Diego Maradona. En su contrato, que caduca el 30 de junio de 2020, existe una cláusula, la cual especifica que abonando 200.000 dólares, automáticamente, puede firmar en otro club. Pero el gran impedimento sería el importante sueldo que percibe mensualmente.