Sucedió en un intercambio de lado, Daniil Medvedev le reclamó una jugada a Diego Schwartzman, y como la mano no venía para nada bien, el “Peque” se enojó feo con el ruso.

“Bobo…”, fue el insulto que Schwartman le lanzó al ruso, y obligó que el umpiere debiera bajar de su silla para calmar las aguas.

Al final, cuando su propia derrota y la del equipo argentino estaba consumada, el argentino pidió disculpas.

Foto: ATP Cup