Superliga: programar todo para no cumplir nada

Si Superliga va confeccionar el calendario de partidos con tanta anticipación, “a la europea”, cono suelen jactarse, pero después todo cambia, que no se programe nada.

Una vez más el fútbol argentino vuelve a mostrarse como un manojo de desprolijidades, pegadas con cinta adhesiva de dudosa calidad a las conveniencias de unos tantos y, quizás el aspecto de fondo, a la lucha por el poder entre aquel organismo y la AFA.

Las dudas sobre el reinicio en tiempo y forma del torneo de Primera División son cada vez más grandes. Se borra fácilmente, o de mínima se intenta, lo firmado con antelación.

El argumento, porque algo hay que argumentar, es la presencia de algunos futbolistas en el seleccionado argentino Sub 23 que buscará a partir del sábado el pasaje hacia Tokio 2020.

El Preolímpico de Colombia no se organizó entre gallos y medianoche, sino que está incluido en el calendario internacional incluso antes de la votación para aprobar el cronograma de los compromisos que debían reanudar la actividad oficial para la mayoría de los clubes.

Pero repentinamente algo despertó la preocupación de un grupo de dirigentes. De los 23 juveniles que participarán en aquel torneo, son 20 los que se pertenecen a clubes de Primera División.

Diez de ellos son titulares, seis alternan y los cuatro restantes no juegan habitualmente. Es decir que menos de la mitad del plantel de Fernando Batista está consolidado en el equipo principal de su respectivo club.

Entonces, la pelea apunta hacia horizontes un tanto más lejanos, y el Preolímpico parece ser apenas una excusa.

Este miércoles habrá reunión de Mesa Directiva de Superliga y allí se tratará el tema de la postergación que algunos clubes proponen.

Para tomar esa decisión, se debería convocar a una reunión de Comité Ejecutivo, el único órgano competente para tomar una resolución de ese tipo.

Mientras tanto, la seriedad que se pretende instaurar sobre el fútbol argentino se desdibuja y se hace garabato. Aún sí en esa reunión deciden no modificar nada de lo pautado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *