Ibiza es famosa mundialmente por la belleza de sus playas y por su activa vida nocturna. En esta espectacular isla recostada sobre el Mar Mediterráneo y parte de la comunidad autónoma de las Islas Baleares, en España, también late la pasión por el fútbol. Y tiene a un argentino como gran mentor.

Carlos Alberto Fourcade emigró allí, con su pasado de futbolista en su Cruz Alta natal, para ejercer su profesión de médico deportólogo. No se conformó sólo con su labor en el consultorio, su corazón futbolero lo llevo a fundar el Inter Ibiza Club Deportivo, el 12 de junio de 2014, asumiendo toda la responsabilidad: presidente, delegado, entrenador, coordinador de inferiores y solucionador de cualquier inconveniente que surgiese.

Inter Ibiza compite en el campeonato Regional Preferente Ibiza-Formentera, una especie de quinta categoría, y se ilusiona con el ascenso a la Tercera División de España.

“Hace once años que estoy en España. Vine en 2008 con contrato de trabajo y a los meses vino mi esposa Lucía Ibarra y los chicos Cata y Maxi. Lo que nos llevó a venir fue lo de siempre en Argentina. Trabajábamos día y noche, y ni siquiera podíamos irnos de vacaciones. Trabajo teníamos, pero todos los días un traspié, que no te pagaban o te pagaban con retraso. Además, nos habían robado dos veces, el auto y entraron a mi casa, En esa época vivíamos en Rosario, de donde es mi esposa”, comienza Fourcade el relato de su historia de vida ante la consulta de IAM Noticias.

El presidente-técnico prosigue: “Un día fui a hacer una guardia a Carcarañá, a la clínica de mi amigo el doctor Felipe Acosta, y me comentaron que en España necesitaban médicos y que había un convenio para hacer la homologación del título. De regreso en Rosario se lo comenté a mi esposa y ni lo pensamos, ella es peluquera y tenía una peluquería en pleno centro. Así emprendimos el viaje”.

De la génesis de Inter Ibiza, Fourcade cuenta: “Fue una idea loca. Como toda persona que juega o jugó al fútbol, mi miedo era dejar de estar conectado con este deporte. Yo venía de jugar y el club donde lo hacía  luego de pelear el ascenso desapareció. Entonces empecé a averiguar para formar un club y acá estamos. Los comienzos fueron como todos los comienzos, faraónicamente difíciles, y lo sigue siendo, porque estaba sólo y es mucho trabajo”.

“Me fui formando en todo sentido, como dirigente y como entrenador. Acá en España el curso de director técnico de ATFA no te sirve; tengo el nivel 3 y no habilita ni para dirigir escuelita. Fueron muchas cosas que para mi eran injusticias y a veces no sabía cómo resolverlas. Hasta que un día un dirigente me dijo que si no servía para esto que diese un paso al costado.  Me caló tan hondo que me dije “o cambio o esta persona tiene razón” agregó.

Y continuó: “Así que intento no repetir y aprender de los errores. Ahora tengo gente que me ayuda y entre todos vamos creciendo, Toni, Tito, Ale, Mariano, Leo, Damián, Pablo, Pedro, la mayoría amigos íntimos que se están volviendo locos como yo”.

Insistió tanto el médico argentino, con mucha dosis de esa pasión tan nuestra y con el apoyo permanente de su familia, que Inter Ibiza además del equipo de Primera que compite en el torneo Regional, cuenta con seis equipos de fútbol base incluyendo escuelita, veteranos y desde este año futsal masculino y femenino y rugby sub18 y sub16.

En el plantel hay mayoría de futbolistas argentinos: diez. Y reflejando un crisol de nacionalidades, también hay jugadores de España, Uruguay, Brasil, Italia, Colombia, Paraguay, Guinea Ecuatorial y Senegal. “Son amateurs pero el club los ayuda con traslados, dietas, viviendas, y algún incentivo”, dice Fourcade.

Los colores de las camisetas de Inter Ibiza remiten al sentimiento del médico argentino. Azul y amarilla es la titular, en homenaje a Rosario Central, el club de sus amores. Y la alternativa replica los colores de Newberton, de Cruz Alta, donde se inició.

Las raíces del club español fueron extendiéndose y ya tiene una rama en territorio argentino. Hace tres años lanzaron una filial en Chaco, Inter Ibiza Chaco, por medio de Gerardo Zimmerli, con la intención de nutrirse de jugadores formados ahí. 

“El objetivo inmediato es ascender de categoría, a Tercera División. Sabemos que no es fácil,  pero nos ponemos esa meta. Y si se da después Dios dirá. Este sueño me mueve para seguir adelante y yo no soy de abandonar. También el objetivo es seguir creciendo como institución”, se ilusiona Fourcade mirando hacia el futuro.