Con una fecha de anticipación y puntaje perfecto. Así llegó la consagración del seleccionado Sub 23 de Argentina en el Preolímpico de Colombia. Y encadenado a ello, tras la victoria por 2-1 frente al representativo local, el premio máximo: la clasificación a los Juegos de Tokio 2020.

El equipo de Fernando Batista resolvió en tres minutos, en el comienzo del segundo tiempo, un partido que se le había presentado cuesta arriba en la primera etapa. Sufrió luego con el descuento colombiano, y posteriormente con la expulsión de Agustín Urzi, pero supo cómo mantener la ventaja a su favor y finalmente alcanzar sus objetivos.

Después de diez minutos iniciales intensos en el estadio Alfonso López de Bucaramanga, Argentina pareció perder la brújula y dejó crecer al equipo local, de la mano del crédito de River Jorge Carrascal.

Pero a Colombia le faltó pimienta en los metros finales y no aprovechó su pasaje favorable en el partido (el árbitro no sancionó un penal a favor por una mano de Claudio Bravo). Y esa deficiencia, ante un equipo entonado como el argentino, que había ganado todos sus partidos en este torneo, lo pagó demasiado caro.

Un terrible zurdazo de media distancia de Urzi, a los 4 minutos, comenzó a encender la ilusión de cumplir todos los objetivos antes de disputar este domingo el clásico con Brasil, en la última fecha del cuadrangular final del Preolímpico.

Argentina creció, aferrado a la confianza que le dio esa conquista que nació en una recuperación alta de Bravo. Y le dio a Colombia un nuevo golpe a los 7, con un cabezazo limpio de Nehuén Pérez que significó el 2-0.

El empate 1-1 que protagonizaron en primer turno Brasil y Uruguay dejaba al conjunto albiceleste, último campeón Panamericano, ante la chance concreta de consagrarse campeón y meterse en los próximos Juegos Olímpicos. Pero no sería tan sencillo.

¿Por qué? Porque Hernán De La Fuente cometió un penal infantil que Edwuin Cetré cambió por gol y puso a Colombia 2-1 a los 20.

Y luego, tres minutos después, porque Urzi empañó todo lo bueno que había hecho en el partido, gol incluido, con una reacción innecesaria ante Willer Ditta que significó su expulsión y dejó a Argentina con un hombre menos durante aproximadamente 25 minutos.

El equipo de Batista, que ya había vencido a Colombia por el mismo marcador en su debut en el Preolímpico, soportó la presión que el local ejerció ante su público en el tramo decisivo del encuentro.

Y con el pitazo del chileno Piero Maza, celebró. Argentina, un conjunto que tuvo innumerables problemas para conformar el plantel debido a la desorganización que tiñe generalmente al fútbol argentino, se mostró sólido durante todo el torneo, superando con creces esos problemas.

Tan bueno fue su Preolímpico, que se consagró anticipadamente y ahora, después de cumplir con su compromiso ante Brasil, ya podrá comenzar a pensar en Tokio 2020.

Síntesis:

Argentina: Facundo Cambeses; Hernán De la Fuente, Nehuén Pérez, Facundo Medina, Claudio Bravo; Fausto Vera, Nicolás Capaldo; Julián Álvarez, Alexis Mac Allister, Agustín Urzi; y Adolfo Gaich. Director técnico: Fernando Batista.

Colombia: Esteban Ruiz; Edwin Hererra, Willer Ditta, Eddie Segura, Gabriel Fuentes; Kevin Balanta, Eduard Atuesta; Nicolás Benedetti, Jorge Carrascal, Edwuin Cetré; y Johan Carbonero. Director técnico: Arturo Reyes.

Goles, en el segundo tiempo: 4m, Urzi (A); 7m, Pérez (A); 21m, de penal, Cetré (C).

Cambio, en el segundo tiempo: al reinicio, Matías Zaracho por Capaldo (A); 10m, Ricardo Márquez por Carbonero (C) y Mender García por Benedetti (C); 28m, Jaime Alvarado por Balanta (C); 34m, Tomás Belmonte por Mac Allister (A); 46m, Nazareno Colombo por Álvarez (A).

Incidencias, en el segundo tiempo: 23m, expulsado Urzi (A).

Árbitro: Piero Maza, de Chile

Estadio: Alfonso López, de Bucaramanga.