El Chase Center de San Francisco fue escenario en la noche del sábado del encuentro entre los Golden State Warriors y Los Angeles Lakers.

Más allá de las distintas realidades deportivas y las aspiraciones de ambos conjuntos para esta temporada, la noche estuvo cubierta bajo el manto del recuerdo de Kobe Bryant.

La gerencia de los Warriors decidió colocar en cada butaca del estadio una remera azul oscuro con los números 8, 24 y 2, los números que usó Kobe en su carrera en los Lakers, y el que utilizó su hija Gianna en el baloncesto escolar.

Además, antes del comienzo del juego se llevó a cabo un momento de silencio de 24 segundos, el cual estuvo acompañado por la aparición de nueve rayos de luz recorrieron la cancha para honrar a Kobe, Gianna, y las otras personas que fallecieron en el accidente de helicóptero de enero pasado: Alyssa Altobelli, John Altobelli, Keri Altobelli, Payton Chester, Sarah Chester, Christina Mauser y Ara Zobayan

Los jugadores de los Warriors homenajearon a los fallecidos a su manera. Steph Curry utilizó una camiseta de los Lakers con el número 24; Klay Thompson, Draymond Green y Kevon Looney, lucieron una de las remeras azules con los números 8, 24 y 2.

“Esta noche honramos a Kobe Bryant”, anunciaron los Warriors durante el día a través de sus redes sociales. Cumplieron plenamente.