La UEFA comunicó hoy que Manchester City no podrá jugar copas europeas en las próximas dos temporadas por haber incumplido las reglas de Fair Play financiero.

Además, el club inglés deberá pagar una multa cercana a los 30 millones de euros.

Los motivos de la sanción son las maniobras fraudulentas del dueño de Manchester City, el jeque árabe Mansour bin Zayed, quien habría utilizado empresas propias y de familiares para inflar los ingresos del club y evadir los controles de la UEFA.

Por el momento, la única opción que tienen los ciudadanos está en un reclamo ante el TAS.

“Este es un caso iniciado por la UEFA, procesado por la UEFA y juzgado por la UEFA. Con este proceso perjudicial ahora terminado, el Club buscará un juicio imparcial lo más rápido posible y, por lo tanto, en primera instancia, comenzará los procedimientos ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo lo antes posible”, anunció Manchester City a través de un duro comunicado.