Después del cortocircuito del sábado por la noche en Córdoba con Diego Monarriz y del manto de calma que intentó imponer este lunes el presidente de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, la pregunta que se impone en el equipo azulgrana con vistas al clásico frente a Racing es si jugarán de entrada los dos hermanos Romero, Ángel y Óscar, si estará uno solo o si finalmente ambos quedarán fuera de once inicial.

La pregunta, seguramente, se develará en el transcurso de la semana, pero trascendió que será Ángel el que tendrá la posibilidad de tomarse una revancha futbolística el sábado a las 17.35, como local, por la vigésimoprimera y antepenúltima fecha de la Superliga.

También Monarriz deberá resolver quién reemplazará desde el comienzo a Óscar, si es que se confirma aquella presunción.

El principal apuntado es Ignacio Piatti, el último refuerzo, quien podría volver a vestir la camiseta azulgrana después de su paso por Montreal Impact de Canadá, equipo que participa en la Major League Soccer estadounidense.

El técnico de San Lorenzo, además, tiene que cubrir la baja de Juan Ramírez, injustamente expulsado en la derrota frente a Talleres.

Muchas preguntas existen en San Lorenzo con vistas al juego en el estadio Nuevo Gasómetro, donde los dirigidos por Monarriz se hicieron fuertes en sus últimas presentaciones (3 victorias y 1 empate en los últimos 4 partidos oficiales).

Por lo pronto, el plantel del Ciclón trabajó este martes en la Ciudad Deportiva, con la reincorporación de Santiago Vergini, quien se encontraba apartado del plantel por cuestiones contractuales.

Los jugadores volverán a trabajar mañana a las 9, a puertas cerradas y sin atención a la prensa.