Más allá de quedar conforme por el 4-1 con el que Boca se volvió desde Mendoza en el inicio de la Copa Superliga, y en su primer partido después de consagrarse campeón de la Superliga, a Miguel Ángel Russo, técnico Xeneize, le quedó una sensación ambigua al ver vacías las tribunas del estadio Malvinas Argentinas.

Se mostró de acuerdo con la resolución, tomada para evitar la propagación del coronavirus, pero admitió que “no es fácil jugar sin gente, es otro partido y cuesta mucho”.

“El fútbol es con gente, (jugar sin público) es una sensación que no se puede explicar, aunque está bien que no concurra la gente. Cuesta meterse en los climas, hay que tener cuidado con lo que uno habla…No es simple, pero hay que acomodarse a esta situación”, manifestó Russo en rueda de prensa, tras golear a Godoy Cruz.

Een ese sentido, remarcó: “Hay que hacerle caso a la gente que comanda todo esto, a la gente que sabe. Somos conscientes de todas las situaciones”.

Russo también se refirió a cómo abordó su equipo el primer partido después de lograr el título de la Superliga, en una recta final en la que peleó mano a mano con River.

“Veníamos de ganar un título y la idea es siempre exigirnos más. Seguimos buscando lo mejor”, aclaró.

Por último, aseguró: “Habíamos previsto que marzo era importante por el final de torneo y la Copa. Después de esto veremos cómo seguimos, pero la idea es mantener el nivel y principalmente no relajarnos. Arrancamos bien”.