Fernanda Roveta: “En Alemania la situación es de una gravedad controlada”

Después de destacarse como jugadora de handball en su club, Vélez Sarsfield, y como una de las pioneras en Las Kamikazes, la entonces nueva Selección Argentina, del innovador beach handball, Fernanda Roveta dio el salto a Europa.

Lleva casi cinco años en el viejo continente y su actual destino es Alemania. En Munich marca agenda deportiva completa: juega handball en TSV Ismaning y beach handball en el mismo club -aunque bajo la denominación Brüder Ismaning– y muestra de su capacidad y adaptación, luego de los inconvenientes con el idioma al principio, integra el cuerpo técnico de la Selección de Alemania Sub 17 de beach.

“En Alemania la situación es de una gravedad controlada. Si bien el número de contagios sube exponencialmente el sistema de salud alemán, la infraestructura y el alto grado de testeos parecerían ser un aliciente para que la situación no sea tan dramática como lo es en países como Italia o España”, le cuenta Roveta a IAM Noticias.

Roveta, de 31 años, destaca que “las medidas comprenden una restricción parcial de la vida pública. La gente tiene permitido salir de la casa sólo en ciertas situaciones justificadas, como ir a trabajar, al supermercado, al médico, y también para hacer un paseo al aire libre pero únicamente con los miembros de su familia o los que viven bajo un mismo techo. Es decir, no existe una prohibición total para salir de su casa. Este último fin de semana, sin embargo, se reforzó la presencia policial en las calles y se nota una mayor tensión en el ambiente“.

“El índice de infectados como número total no es tan bajo en comparación con otros países europeos, lo que sí sorprende es una muy baja tasa de mortalidad a la hora de comparar. Existen diversas teorías para explicarlo: que Alemania hizo muchos testeos y consiguió aislar rápidamente a los infectados o que el país tiene una gran infraestructura y tecnología a nivel sanitario que permiten tratar rápidamente a los pacientes. Pero el verdadero motivo o la causa de la baja tasa de mortalidad es desconocido hasta el momento”, relata Roveta.

Sobre lo ocurrido en el ámbito de su deporte, Fernanda responde: “La actitud fue de suspender toda la actividad, primero en lo que respecta a las inferiores, en conjunción con la suspensión de las clases escolares, y luego rápidamente la suspensión total de toda actividad deportiva: entrenamientos y competencia”.

La ex vecina de San Antonio de Padua resume su actividad deportiva previa a la suspensión por la pandemia: “sigo jugando en indoor y también en beach, y como entrenadora estoy como ayudante en la selección alemana sub 17 de beach handball. La actividad por suerte está creciendo rápidamente y en vistas de una futura participación olímpica tiene mucho potencial y mucha proyección”.

Al respecto valora que “Alemania tiene potencial y estructura para convertirse en un equipo importante a nivel mundial si decide aportar los recursos y se pone firme el objetivo. Estoy muy contenta, con ganas de capacitarme, seguir aprendiendo y crececiendo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *