La peor noticia: hallan muertas a la hermana y la sobrina del entrenador de handball

Un doble caso de femicidio se sumó, en las últimas horas, a la trágica e interminable lista. Cristina y su hija Ada -hermana y sobrina del entrenador de handball de Vélez, Fernando Iglesias– fueron encontradas muertas en un domicilio de Monte Chingolo.

El entrenador había lanzado pedidos desesperados en sus redes sociales mostrando fotos de sus dos familiares y del novio de Cristina, Abel Romero. Denunciaba la desaparición de su hermana y sobrina y pedía datos e información sobre sus paraderos, además de acusar a Romero.

En la noche del sábado, una nueva inspección de fuerzas policiales, asistidos por perros especialmente entrenados, encontraron enterrados los cuerpos de ambas. Además en esa vivienda, ubicada en Monte Chingolo (partido de Lanús), se hallaron rastros de sangre. Cristina y Ada murieron acuchilladas, según los primeros datos de los forenses.

Abel Romero, acusado del doble homicidio, era el novio de Cristina y compartían ese domicilio de Monte Chingolo. Tras las primeras denuncias por desaparición, el hombre de 25 años abandonó el hogar, pero fue detenido horas más tarde mientras deambulaba en la vía pública.

Entre las exigencias de justicia del ambiente del handball, del deporte y de la sociedad, los abogados Mariano Lizardo y Paula Ojeda, responsable de las áreas Legales y Genero y Feminismo respectivamente de Vélez, fueron de los primeros en brindarle su apoyo a Fernando Iglesias por la tragedia familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *