La justicia de Paraguay le otorgó a Ronaldinho la prisión domiciliaria, previo pago de una fianza. El ex futbolista brasileño estaba preso desde el 6 de marzo pasado, acusado de ingresar a ese país con documentación falsa.

A través de su defensa, Ronaldinho solicitó aquel beneficio junto a su hermano, Roberto de Assis Moreira, quien también permanecía detenido por la misma causa.

Ambos seguirán recluidos, después de presentar la documentación donde demostraron el pago de 1.6 millones de dólares de fianza (800 mil cada uno), en un hotel céntrico de la ciudad de Asunción y en habitaciones separadas.

“Las pericias (sobre los teléfonos celulares) arrojaron elementos que favorecen la situación procesal de ellos, en el sentido que el ministerio público ‘no encuentra a la fecha elementos para ampliar la imputación contra ellos'”, explicó Gustavo Amarilla, el juez que tiene a cargo la causa, en rueda de prensa.

Además, indicó que “la fianza que se presentó en el juzgado, y con la que se garantiza el sometimiento de ellos a este proceso, es real y significativa” y que se constituyó con “fondos propios”.

Amarilla señaló también que Ronaldinho, durante su arresto domiciliario, “no tiene ninguna restricción en materia de visitas” y que tendrá “una vigilancia permanente” por la Policía Nacional de Paraguay.

Durante su estadía en la Agrupación Especializada de la Policía, el ex jugador de Barcelona y el seleccionado de su país festejó su cumpleaños, practicó fútbol con el resto de los presos y hasta participó en algunos talleres.