Argentinos Juniors jugaba en la entonces denominada Primera B Nacional en 2014 y tenía a Juan Román Riquelme como líder futbolístico de un equipo que logró, al cabo de ese año, su penúltimo ascenso a Primera División.

Nueva Chicago visitó La Paternal el 25 de octubre de ese año en el marco de ese torneo y como recuerdo quedó el 2-1 que logró el Torito, además de la posterior renuncia de Claudio Borghi como entrenador del Bicho, que no lograba levantar cabeza.

Pero el delantero Diego Mendoza, actualmente en Unión Deportiva Ibiza, de la Segunda División B de España, reveló un dato de color de ese partido, que tampoco fue la detención del juego durante 5 minutos porque desde la tribuna local arrojaron bombas de humo, disconformes con la actuación de su equipo.

Es que en ese preciso momento, el por entonces atacante de Nueva Chicago, quien ni siquiera había concentrado por una lesión, se acercó a Riquelme en el campo de juego y le pidió la camiseta.

La respuesta del ex futbolista y actual vicepresidente de Boca hizo añicos su ilusión. “Nene, estamos jugando, concentrate”, lo detuvo Riquelme.

“De arrebatado me quede sin camiseta. Quise anticiparme y no me la cambio. Así que me la perdí”, se lamentó el ex futbolista de Estudiantes de La Plata, Villa San Carlos, Huracán y Belgrano de Córdoba, en TNT Sports.