Además de ser una de las figuras más destacadas del deporte argentino en este siglo, medalla de oro mediante en los Juegos Olímpicos de Río 2016, Paula Pareto también es médica y enfrenta día a día a la pandemia de Coronavirus en el Hospital de San Isidro.

Por su especialidad, la traumatología, la judoca bonaerense no se encuentra “en la primera línea” de esa lucha contra el inédito adversario en que se convirtió el Covid-19.

Sin embargo, la apodada Peque aseguró que “ayudará donde sea necesario” y que tiene dos grandes esperanzas: que el virus no se expanda aceleradamente como en otros países y que el sistema sanitario argentino no colapsará.

“Aunque los médicos ortopédicos no están actualmente en la primera línea, también somos parte del equipo de salud que está enfrentando esta pandemia antes que nadie, y ayudaremos donde sea necesario”, afirmó en declaraciones que difundió el Comité Olímpico Argentino.

En ese sentido, agregó: “A la batalla una vez más, algunos desde su casa, nosotros en un hospital, pero siempre unidos en equipo por la misma causa. ¡Nosotros podemos!”.

“Tenemos fe en que los casos no aumentarán tanto como en otros países y que el sistema de salud no colapsará. Es inevitable que los pacientes lleguen. Queremos estar bien preparados. La idea es poder ayudar si nos necesitan el día de mañana”, completó Pareto.