Nueva Zelanda volvió a vibrar con el rugby

Highlanders derrotó 28-27 a Chiefs, en el partido que marcó el retorno del rugby profesional a Nueva Zelanda, después del “parate” sufrido a raíz de la pandemia de Coronavirus.

El partido, llevado a cabo en el Forsyth Barr Stadium de Dunedin por el Super Rugby Aotearoa, se definió a un minuto del final, con un drop convertido por Bryn Gatland, hijo de Warren, entrenador de Chiefs, quien había ingresado desde el banco de suplentes.

Este acontecimiento, tuvo un ingrediente extra: fue el primer encuentro de un deporte profesional que se llevó a cabo con una masiva presencia de público (cerca de 20 mil personas), después de que en algunos países se levantaran las restricciones por el Covid-19.

El Super Rugby Aotearoa es la versión neozelandesa del Súper Rugby que organiza la Sanzaar, y en el cual participa Jaguares. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *