La figura de Marcelo Tinelli quedó este lunes en el centro de la escena después de que se difundieran públicamente una serie de diálogos con el fallecido ex presidente de la AFA, Julio Grondona.

En los audios emitidos por Radio Mitre, el actual presidente de San Lorenzo y de la flamante Liga Profesional de Fútbol se tocaron sensibles como pedidos de árbitros y dinero.

En una conversación, Tinelli, quien no hacía mucho había efectuado su desembarco definitivo en la entidad de Boedo, solicitó a Grondona que no lo dirigiera Diego Ceballos en un encuentro contra Argentinos Juniors, por el Torneo Inicial 2013.

Tampoco quería a “los amigos de Caruso”, en referencia al por entonces entrenador del Bicho, Ricardo Caruso Lombardi. Los apuntados eran Pablo Díaz, Luis Álvarez y Fernando Rapallini.

Tampoco quería a Patricio Loustau, “que lo odian en San Lorenzo”. “Nos van a tirar con piedras”, anticipó.

En cambio, le sugirió al dirigente que falleció en 2014 después de gobernar la AFA durante 35 años que controlase ese partido Germán Delfino, “el mejor”, o Juan Pablo Pompei, “un tipo tranquilo”.

Previamente, en el torneo Final 2013, también había cuestionado la designación de Silvio Trucco para el partido en el que Independiente perdió la categoría tras el 1-0 en favor del Ciclón.

Lo concreto es que no se trata de la primera ocasión en que se filtra una conversación de este tipo. Más de una vez, algún dirigente quedó en offside por este motivo.

En este contexto, Tinelli recogió el guante horas después de la difusión de los audios y deslizó un posible autor intelectual de la salida al aire de esas conversaciones. Sin dar nombres, todo pareció apuntar a Daniel Angelici.

“Estas escuchas que me dicen que pasaron hoy por radio, serán las mismas que decía poseer un ex presidente de Boca, que se las había obsequiado un juez, antes de ser separado de su cargo???”, manifestó el también empresario televisivo a través de su cuenta de Twitter.

No conforme con ello, lanzó una advertencia: “Calculo que ya estará trabajando algún fiscal de oficio en investigar quien entregó este material privado, o que debería haberse destruido, para que se difunda en un medio”.

“Jamás hice algo ilegal. A disposición absoluta de la justicia. Sino seré querellante”, enfatizó acerca de los audios que formaban parte de una causa judicial en la que se investigaba sobre un presunto lavado de dinero en el marco de la transferencia de futbolistas.