En Japón no hubo Juegos Olímpicos, pero sí fuegos artificiales

La noche de Tokio, con el icónico y sagrado Monte Fuji de fondo como pintoresco y silencioso testigo, estalló en un impactante espectáculo de fuegos articifiales lanzados al cielo y pintando la escena de espectaculares colores, formas y sonidos.

Los organizadores de los frustrados Juegos Olímpicos 2020, trasladados al año próximo debido a la pandemia de coronavirus que le cambió la normalidad al planeta, decidieron hacer estallar toda la pirotecnia preparada para el evento deportivo. Fuera de fecha: ni en la original, y tampoco aguardando a julio de 2021.

La fecha de vencimiento de los fuegos artificiales y la falta de seguridad para seguir manteniéndolos almacenados apuró la decisión de encenderlos aunque los Juegos Olímpicos no se hayan realizado en la fecha prevista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *