Eriksson y su crudo relato sobre el cáncer: “Beckham me trajo seis botellas de vino…”

El entrenador sueco escribe una carta en ‘The Telegraph’ donde relata sin tapujos su lucha contra el cáncer terminal que padece. Y analiza la Eurocopa: “Entrenar a Inglaterra es sentirse como los Beatles”.

ROME, ITALY – MAY 26: Former SS Lazio manager Sven-Goran Eriksson, who won the Italian Supercup, European Cup Winners Cup and Serie A during the 1998, 1999 and 2000 seasons during his reign as manager, speaks to the crowd prior to the Serie A TIM match between SS Lazio and US Sassuolo at Stadio Olimpico on May 26, 2024 in Rome, Italy. (Photo by Paolo Bruno/Getty Images)

Sven-Goran Eriksson (76 años, Suecia) lleva meses lidiando con un “cáncer terminal”. Ahora el entrenador ha escrito una desgarradora carta abierta a los amantes del fútbol y del deporte en general. Un crudo relato en The Telegraph que comienza ya con una conmovedora frase: “Para empezar, perdón por llegar tarde. Esta columna debía empezar antes del torneo, pero tuve un pequeño contratiempo, aunque ahora me siento mucho mejor…”

Eriksson continúa relatando lo que han sido estos meses de lucha contra la enfermedad: “Desde que se supo que padecía cáncer terminal, he viajado por toda Suecia, Inglaterra, Italia y Portugal, y se me han saltado las lágrimas muchas veces por la amabilidad de la gente. Normalmente, todo el mundo habla muy bien de la gente que está muerta. Tengo suerte de que hablen bien de mí mientras estoy viva. El calor y el amor me han dado energía y felicidad, y sin duda me han ayudado a mantener una actitud positiva con respecto a mi salud. Tengo una enfermedad y todo el mundo lo sabe, pero hasta ahora estoy bien. Todavía me mantengo en pie… Si les preguntas a los médicos cuánto tiempo me queda de vida, no podrán responder. ¿Eso me preocupa? Creo que es mejor no saberlo”.

El mítico entrenador de Goteborg, Benfica, Roma, Sampdoria, Lazio y de Inglaterra relata la última anécdota que ha tenido con David Beckham: “El fin de semana pasado recibí la visita de mi antiguo capitán de Inglaterra, David Beckham. David me llamó y me dijo que vendría. Eso demuestra quién es Beckham. No tenía ninguna necesidad de venir aquí, pero quería hacerlo. Llegó con seis botellas de vino, incluida una de 1948, el año en que yo nací. Ese es David Beckham tal como lo conocí, una persona extremadamente buena”.

No desaprovecha Eriksson para echar un capote a Gareth Southgate, seleccionador de Inglaterra: “La presión como seleccionador de Inglaterra es inmensa. Inglaterra es uno de los países con más fútbol del mundo, pero también es como un sueño: hay que sacar lo positivo de ello. Cuando sales del país para ir a un torneo importante, tienes la sensación de que, vaya, estás en una misión. Casi sientes que tienes 60 millones de personas respaldándote y empujándote: ve y gana por nosotros. Te sientes como los Beatles. Es una fiesta de fútbol durante un mes y es fantástico ser parte de ella. Es una gran experiencia en la vida. La crítica es sólo parte del trabajo. Gareth Southgate es lo suficientemente grande para manejarlo. Ojalá vaya con cabeza y no cambie demasiado en el equipo. Nunca es bueno tener que cambiar tres, cuatro o cinco jugadores. Si gana la Eurocopa 2024 se quedará mucho tiempo. ¿Hablan hoy de cambiar de entrenador? Ni lo escuchen. Conoce a los jugadores mejor que nadie y siente el ambiente cada día. No tiene sentido negar que hasta ahora no ha sido brillante para Inglaterra. No han creado muchas ocasiones pero no han concedido casi nada”.

Y termina alabando a Jude Bellingham al que compara con un jugador que conoce muy bien: “Aunque Inglaterra no ha tenido un gran desempeño, aún así ganó el grupo y el torneo es largo. Estoy seguro de que mejorará. Significaría mucho para mí si Inglaterra pudiera ganar este año. Quiero que tengan éxito donde sea que jueguen. Creo que tienen muchas posibilidades de llegar lejos. Todavía hay muchos buenos jugadores. Cuando miro a Jude Bellingham, me recuerda a Rooney. Son jugadores diferentes pero su edad, valentía y poder es algo que ambos comparten. Bellingham será uno de los jugadores que Inglaterra necesitará y será una de las estrellas del torneo. Inglaterra tuvo suerte de estar en este lado del sorteo y debería ser posible vencer a cualquier equipo en esa mitad, pero luego será más difícil”.

as