Un libro del Mundial, escrito a dos manos y con un título cargado de emoción

“Papi, ganamo el Mundial” se suma a la nutrida literatura deportiva que desató el Mundial Qatar 2022. La consagración de la Selección Argentina le dio a nuestro país su mayor expresión popular de alegría y felicidad y aquella hazaña deportiva se reflejó en libros (también películas) que reflejaron toda la pasión y adrenalina vividas en aquellos felices días de diciembre del 22. 

Este nuevo libro, escrito por los periodistas Fabián Galdi y Gonzalo Ruiz, tiene una particularidad que lo distingue: la acción se desarrolla, de manera simultánea, en dos puntos geográficos muy distantes, las ciudades de Mendoza y de Doha. Galdi, testigo presencial para cubrir la información del Mundial, relató sus vivencias en Qatar, mientras que Ruiz abarcó lo sucedido en la provincia cuyana. 

En sus páginas, Papi, ganamo el Mundial no contiene análisis tácticos de los partidos, datos estadísticos, ni entrevistas con futbolistas o entrenadores. Apunta a los sentimientos y al corazón, refleja las sensaciones vividas por Galdi como periodista en Doha y por Ruiz como ciudadano en Mendoza. 

Una ilustración del conocido dibujante y caricaturista Rep (Miguel  Angel Repiso) saluda desde la tapa de la publicación, el prólogo fue escrito por el periodista Luis Abrego y editado por Canito Frías.

El título de esta publicación impresa es emotivo. Fabián Galdi, nacido en Villa Urquiza y con paso por varias redacciones porteñas antes de radicarse en Mendoza, explicó: “Durante el Mundial, Ruiz estaba revisando distintos sitios de Internet y se encontró con una foto que le causó impresión. Una nena había escrito un graffiti sobre una pared, el conurbano bonaerense, no se acuerda sin Castelar o Caseros, que decía: Papi, ganamo el Mundial. Un beso al cielo. Ganamo así, sin la ese final. Eso lo conmovió mucho y entre todas las opciones que teníamos para ponerle título al libro elegimos esa”.

Galdi señaló que “tanto el viaje de ida como el de vuelta tuvieron un trayecto larguísimo y lleno de escalas. Estuve 36 noches fuera de casa. En el último tramo del vuelo de regreso, de Santiago de Chile a Mendoza, mientras cruzaba la cordillera y miraba los picos nevados se me ocurrió hacer un diario del viajero. Algo descontracturado, ameno, desacartonado. No escribir desde el punto de vista futbolero sino contar historias de un viajero, como la comida, la pica con los mexicanos que nos tomaban como un clásico, que por supuesto no es, la alegría de los bangladeshís y los indios enloquecidos con la Selección Argentina, como era la estadía, los viajes, las conversaciones. En definitiva, esas historias que contás en un asado con amigos”.

De regreso en Mendoza, Galdi empezó a darle forma a su idea y sumó un jugador más a su equipo para darle otra vuelta de tuerca. “Me pareció interesante unir a mi relato de lo vivido en Qatar al de lo sucedido en Mendoza. Para eso convoqué a un colega amigo, Gonzalo Ruiz, una muy buena pluma. Y también a Alejandro Cañito Frías, que se dedica a la edición y es muy reconocido en Mendoza. Nos juntamos y a los dos les encantó la propuesta”, expresó.

Reveló que “mi intención era lanzarlo en diciembre del año pasado, al cumplirse un año de la conquista del título. Pero Cañito, con mucho tacto, se opuso con el argumento que para esa fecha se iba a saturar el mercado con libros dedicados a la consagración de Argentina. Algo que finalmente ocurrió. Y dijo que el resurgimiento iba a volver en la Copa América, por eso lo presentamos ahora”. 

Como reflexión final, Galdi asegura: “es un libro escrito con el corazón y que apunta al corazón, como una polea transmisora. Es para que lo lea la persona que entiende mucho de fútbol, la que no entiende tanto, la que vio un Mundial por primera vez y la que antes era refractariay reacia y en este caso se sintió identificada”.