El colombiano Rafael Borré tuvo una buena y una mala noticia tras la oficialización de la sanción que Conmebol le impuso por su expulsión en el partido que River le ganó a Palestino, por la penúltima fecha del Grupo A de la Copa Libertadores.

Lo negativo fue que recibió dos fechas de suspensión (se perderá, además del choque de este martes con Inter, la ida de octavos de final de la Libertadores) y una multa de 3.000 dólares, monto que será descontado al club de los ingresos por derechos de televisación o patrocinio.

Lo positivo, en tanto, es que de acuerdo al Artículo 74 del Reglamento Disciplinario de la CONMEBOL, el castigo aplicará únicamente a aquel certamen continental, por lo que podrá estar a disposición de Marcelo Gallardo para la Recopa Sudamericana frente a Atlético Paranaense.

Según esa regla, “salvo que los órganos judiciales acuerden algo distinto, las suspensiones por partidos y las suspensiones que impiden ejercer funciones, deben cumplirse durante el transcurso de la competición en la cual la infracción fue cometida”.

La ida frente a Paranaense se disputará el 22 de mayo en Brasil, mientras que la revancha se llevará a cabo cuatro días después en el estadio Monumental.