Martín Benítez ganó y perdió terreno en la consideración de Ariel Holan durante todo el proceso de ese entrenador en Independiente. Por momentos importante, y en otros condenado al banco de suplentes, el misionero nunca terminó de entregar todo lo que marca su potencial.

Con la llegada de Sebastián Beccacece al banco de suplentes, Benítez se encuentra en una etapa de adquisición de nuevos conocimientos. Siempre con el objetivo de entregar lo máximo en el Rojo y poder convertirse en una pieza fundamental para el equipo.

“(Beccacece) me utilizó de 9, de extremo, atrás del 9 y ahora de interno. Me sigue dando variantes, eso es importante. Puedo jugar por afuera y por adentro. Voy trabajando, tenemos tiempo y él va analizando donde me puedo sentir mejor. Me da herramientas y trato de aprovechar las oportunidades”, aseguró el delantero de 25 años.

En rueda de prensa, Benítez destacó cuál será otra de las claves que deberá atender el plantel para “estar en el alto nivel”.

“Tenemos que estar bien físicamente. El cuerpo técnico encontró que varios no estábamos en nuestro peso. Hoy los nutricionistas te miden más los pliegues que el peso, hoy estoy muy bien y eso me da ganas de seguir creciendo”, aseguró el atacante surgido de las inferiores del club de Avellaneda.

Sobre la pretemporada, aseguró que fue “fundamental” no haber tenido prácticamente lesionados, y confió que la intención es “contagiar a la gente para tratar de que se vuelvan a identificar con nosotros como lo hicimos en 2017“.

Por último, se mostró indiferente ante la posibilidad de utilizar la emblemática camiseta número 10 que quedó libre tras la partida del ecuatoriano Fernando Gaibor.

Es un número más, sé que para Independiente es muy valiosa porque Bochini la usó mucho tiempo. No sé quién la va a usar, yo no tendría problemas, pero no estoy pendiente de eso”, concluyó Benítez.