Argentina redujo a la mínima expresión a México, y dejó sin invicto a Gerardo Martino como entrenador de ese equipo, al golearlo por 4-0 en el estadio Alamodome de San Antonio, donde el equipo albiceleste mostró puntos individuales altos y una prometedora actuación colectiva.

El equipo de Lionel Scaloni hizo la diferencia en el primer tiempo, cuando Lautaro Martínez convirtió sus tres goles y Leandro Paredes, de penal, anotó el restante.

Luego, los numerosos cambios y el cansancio le quitaron ritmo al juego, y la etapa final se diluyó con un conjunto argentino más cerca de su quinta conquista, que México del descuento.

El equipo de Martino, que acumulaba una racha de once partidos sin derrotas, hizo el gasto y manejó la pelota en la primera mitad del juego disputado en suelo estadounidense. Argentina, por su parte, esperó con inteligencia y aprovechó al máximo los errores de su rival.

El equipo de Lionel Scaloni le otorgó espacios a su rival para la circulación, pero solo hasta la mitad de la cancha. En ese sector comenzó la presión argentina, que en el retroceso dejó a Lautaro Martínez en la primera línea y a cinco jugadores obstaculizando las intenciones del equipo contrario.

De esa manera, México se vio obligado a realizar envíos cruzados, largos y previsibles, para tener mayores chances de explotar a sus extremos, bien controlados por Tagliafico y Montiel.

Por si fuera poco, el Tri pagó caro cada equivocación, porque Lautaro Martínez no perdonó ante cada oportunidad que tuvo enfrente.

En la primera, a los 16, Paredes cortó en la mitad de la cancha y el resto fue todo del delantero de Inter, que desairó a cuatro defensores mexicanos y definió con jerarquía ante Ochoa.

Cinco minutos después, Martínez exigió a la defensa rival y el rebote le quedó a Exequiel Palacios, que tuvo la inteligencia necesaria para habilitar entre líneas a un Lautaro que nuevamente definió cruzado, con su pierna izquierda.

Sobre los 32, Lautaro obligó cuando parecía que la jugada se diluía y la pelota dio en la mano de Araujo dentro del área. El árbitro cobró penal y Paredes no falló en la ejecución, para poner un sorpresivo 3-0.

A los 38, Palacios se colgó definitivamente el cartel de una de las figuras de la cancha junto a Lautaro Martínez, porque recuperó una pelota en el círculo central y volvió a habilitar al ex Racing, quien no perdonó un nuevo error de Araujo y selló su triplete, con un derechazo.

La diferencia pudo haber sido mayor, pero De Paul, de gran intensidad en la marca, no pudo finalizar correctamente una buena combinación ofensiva entre Alexis Mac Allister y Martínez.

El complemento tuvo a Argentina con un buen manejo de balón, gracias a la salida prolija de Paredes y a la colaboración absoluta de De Paul por un costado, y de Acuña, por el restante.

México ya no tuvo resto, ni ideas. No entregó ni una sola muestra de rebeldía. Y cuando se aproximó, Esteban Andrada mostró solvencia.

Argentina buscó, principalmente a través de un Dybala sediento de gol, pero no pudo volver a ampliar la ventaja. En los minutos finales, hasta tuvo el espacio para hacer debutar a los jóvenes Adolfo Gaich y Leonardo Balerdi en el representativo mayor.

El siguiente compromiso para Argentina, pensando en el inicio de las Eliminatorias para Qatar 2022, el año próximo, será otro compromiso exigente: el 9 de octubre como visitante ante Alemania.

Síntesis:

Argentina: Esteban Andrada; Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Marcos Rojo, Nicolás Tagliafico; Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Exequiel Palacios; Alexis Mac Allister, Lautaro Martínez y Marcos Acuña. Director técnico: Lionel Scaloni.

México: Guillermo Ochoa; Miguel Layún, Carlos Salcedo, Néstor Araujo, Jesús Gallardo; Edson Álvarez, Héctor Herrera, Jonathan Dos Santos; Hirving Lozano, Raúl Jiménez y Jesús Corona. Director técnico: Gerardo Martino.

Goles, en el primer tiempo: 16m, Martínez (A); 21m, Martínez (A); 32m, de penal, Paredes (A); 38m, Martínez (A).

Cambios, en el segundo tiempo: al reinicio, Paulo Dybala por Martínez (A); 7m, Nicolás Domínguez por Palacios (A); 17m, Marco Fabián por Corona (M) y Carlos Rodríguez por Herrera (M); 19m, Roberto Pereyra por Mac Allister (A); 31m, Manuel Lanzini por Acuña (A); 37m, Leonardo Balerdi por Martínez Quarta (A); 41m, Adolfo Gaich por De Paul (A).

Estadio: Alamodome de San Antonio.